Antiguo Testamento, Parte II
Escuela Teologica Misional & Ministerial - Building Teams to Success
RSS Become a Fan

Delivered by FeedBurner


Recent Posts

DISCIPLINAS TEOLOGICAS
TEOLOGIA MODERNA CONTEXTUAL- ADORACION
Antiguo Testamento, Parte II
Eschatology
INTERPRETACION BIBLICA

Categories

Adoracion
Biblia
Eschatology-Escatologia
FIESTAS PAGANAS
IGLESIA
Let's talk about God
MINISTERIO
Ministerio Supervisado
Siervo
TEOLOGIA MODERNO CONTEXTUAL
US English
powered by

ETMM-CURSO MODULAR

Antiguo Testamento, Parte II


Durante el reinado de David y Salomón había un reino unido o una monarquía. Cuando Salomón murió aproximadamente en el 931 A.C. el reino de Israel se dividió en dos reinos. Ahora conocidos como el reino del norte como Israel con su capital Samaria y el reino del sur como Judá con su capital Jerusalén. Samaria cayó en manos de los Asirios por los años 722-721 A.C. y los ciudadanos de Israel fueron llevados cautivos a diferentes países. Cuando vinieron los babilónicos a Judá tomaron mano de jóvenes fuertes, educados, administradores y se los llevaron a Babilonia, pero hicieron desastres en Jerusalén, destruyendo las paredes y el templo lujoso que había edificado Salomón. Hubo varias devastaciones en Judá por lo menos tres deportaciones hubo en este reino del sur 598 - 586 A.C (2 Reyes 24:10-16; 2 Reyes 25:8-12).

¿Cuál fue la causa del exilio y la cautividad? En el norte la causa principal fue la desobediencia al pacto de servir a Dios y el de adorar a otros dioses o ídolos que no fue el Dios verdadero (2 Reyes 17:6:18). Los que fueron llevados a Babilonia no fueron encarcelados en las prisiones, sino que vivieron en buenas condiciones, pero bajo otras culturas, ambiente social, y diferente religión. A pesar de que no estaban en su tierra, se les dio oportunidad que negociaran hasta involucrarse en negocios lucrativos. Por el otro lado los que se quedaron en Jerusalén se les hizo difícil la vida, muchos habían muerto por causa de la guerra, otros sobrevivientes quedaron pobres. Aun el templo en ruinas servía para hacer sacrificios durante los peregrinajes.

En este escenario entran los profetas Ezequiel y Jeremías. Ezequiel estaba libre para moverse y predicar a los exiliados. El profeta Jeremías desde Jerusalén, podía escribir cartas y mantener contacto con los exiliados. La situación para los exiliados había cambiado monetariamente que cuando se les dio la oportunidad para regresar a su tierra prefirieron quedarse en tierra ajena. Fue durante este tiempo de cambios y ajustes que el término "Judío" fue aplicado a los residentes de Judá. O sea, aquellos que seguían y guardaban el Tora, fueron descritos como el remanente de Israel.

El ministerio de Jeremías cubre un periodo desde que Josías fue rey hasta el tiempo del exilio (Jeremías 36:2). Con Jeremías encontramos su ministerio cubriendo un periodo desde el rey Josías hasta el último rey Sedequías. Algunos de los temas que Jeremías pronuncio fue la condenación de la idolatría; la ira y castigo de Dios; suplica para la renovación y el arrepentimiento; y esperar una restauración futura. Los temas que cubrió Ezequiel fueron sobre el juicio y castigo contra las condiciones espirituales; El instrumento (Babilonia) que uso Dios para castigar a su pueblo; la promesa de la restauración. Dios anuncia el plan de redención: la restauración a la tierra prometida y la purificación de la relación establecida por el pacto (caps. 33-39). Dios anuncia un nuevo orden en cuanto a la vida comunitaria (40-48). Ezequiel tiene una visión de un nuevo templo en el centro de la nación renovada (47:1-12).

 

Para más información sobre los estudios ministeriales contacte a:

Dr. Daniel Deida, Dir. de la Escuela Teológica Misional & Ministerial - (559) 862-8899. E-mail: ddeida56@gmail.com o visite la página electrónica: www.escuelateologicamisional-ministerial.com


0 Comments to Antiguo Testamento, Parte II:

Comments RSS

Add a Comment

Your Name:
Email Address: (Required)
Website:
Comment:
Make your text bigger, bold, italic and more with HTML tags. We'll show you how.
Post Comment